Las deliciosas aventuras del

LO QUE NO HE LEIDO Y LO QUE ACABO DE LEER

In AO on diciembre 17, 2010 at 1:23 am

Estando bastante de acuerdo con la opinión de Quetglás acerca de que la crítica en la arquitectura es actualmente un género literario de acompañamiento,  no comulgo con eso de “limitarse a presentar obras y proyectos por sí mismos”. Estoy persuadida de que lo que hay que hacer es dejar de ser tan rancio a la obra de elaborar referentes soporíferos y nexos cuestionables entre obra arquitectónica y teoría.

Extraigo algunas partes literales del texto original “LO QUE NO HE LEIDO, aunque recomiendo fervientemente su lectura completa.

“Escribo en contra de la crítica y de los críticos de la arquitectura. Para promover la deseable desaparición de ese genero literario y de esa ocupación. Es un mínimo esfuerzo el que se requiere: el público ya nos las lee.(…) Son un género ornamental. Un género literario de acompañamiento. Por eso sabemos que mañana no existirán.”

“(…) el critico esta hablando de y para si mismo. Asistamos al monologo del critico, entonando en una media voz suficientemente alta como para ser oído por los vecinos. ¡Cuánto sabe! ¡Como nos sorprende! ¡Nunca se nos hubiera ocurrido tanto! (…) en verdad no se esta hablando de ningún arquitecto, de ninguna obra, si no que, simplemente, el critico hace oír su voz.”

“(…)Todo critico de arquitectura es, estrictamente, independientemente de su simpatía, calidad y conocimientos, un impostor, que nos da gato por liebre, que se da así mismo por cambio del otro (…) ¿Qué he de hablar de un cuartel de bomberos en Santander? Bien, déjeme que estoy leyendo últimamente, a quien puedo poner como cita (…)”

“(…) No insisto más. A cada cual lo suyo. Quienes se complazcan en lo decorativo, en la impostura, están en su derecho y tienen donde escoger. Buen provecho.”

Y aprovecho para incluir la obra dentro de la obra, la referencia a Helio Piñón por Quetglás al mismo propósito:

“Se instituye así la coexistencia de dos mundos inseparables pero ajenos: el de las obras y el de sus valedores.(…)  El comentario- mejor si es extenso y esta trufado con referencias estrambóticas- deja fuera de dudas que lo publicado es cosa seria, por mucho que su aspecto a menudo invite a dudarlo.”

Por un lado estoy persuadida que el panorama en la crítica de arquitectura está mas enfocado al autoreconocimiento y al festival las congratulaciones y elogios mutuos, dejando focalizado el despelleje (tan habitual en la crítica de arte) hacia las políticas públicas (que tampoco está mal)

Quizás Quetglás tiene razón y  la crítica, tal y como la conocemos ahora, está agotada por obsoleta, por el afán por utilizar un lenguaje oscuro. Quizá debamos tender a la especulación (de nuevo)  como herramienta de reflexión y articulación de discursos y práctica. Yo es que pienso que esto va a ser una evolución natural, porque (afortunadamente) no conozco “críticos” de mi generación tan pelmazos (a lo mejor es que de momento no los conozco y tengo simplemente una actitud optimista)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: